Es rosarino, tiene 9 años y sueña con llegar al Mundial de MotoGP

ACTUALIDAD 07 de abril de 2024 . .
lolo1jpg

Debutará el 14 en la Junior Cup del Superbike Argentino con una Honda CB250 Twister. “Mi objetivo es llegar a MotoGP”, le confesó a Motores la joven joya local, que tiene todo para dejar su marca y convertirse en una estrella en ascenso en el mundo del motociclismo.
 

Se lo nota ansioso por ver la luz verde y darle gas a su Honda CB250 Twister. Anhela que llegue ese maravilloso instante para empezar a competir en su primer campeonato oficial. Lorenzo Somaschini desea demostrar de lo que es capaz en pista. Tiene tan sólo 9 años, pero está decidido a dar lo mejor de sí en pos de alcanzar sus metas en el mundo de las motos de velocidad. Lolo debutará el próximo domingo 14 dentro de la Junior Cup del Superbike Argentino. Será mucho más que un embajador rosarino en la selecta divisional. Es la gran promesa local y nacional en el universo de las dos ruedas a futuro. Tiene un talento natural que lo hace diferente. Su rubia y lacia cabellera resalta en su inocente sonrisa y diminuta estatura. “Será mi debut, pero iré a Buenos Aires a intentar ganar. Pero como será mi primera carrera, con terminar la final será como haber obtenido un triunfo”, le dijo a Motores este rubí en bruto. "Mi objetivo es llegar a MotoGP", confesó sin vacilar.

Lolo es, de lo nuestro, lo mejor que pinta y hay sobre una moto de velocidad en la actualidad. En los ensayos previos sorprendió a propios y extraños. Muchos no dudaron en catalogarlo como un niño prodigio. En un par de sesiones demostró un gran potencial y talento.
Su pasión por las dos ruedas la heredó casi de casualidad “cuando tenía dos o tres años”. Su determinación lo está llevando a sobresalir cuando sale a girar. Quienes lo entrenan no dejan de mirar atónitos los cronómetros. Tiene una técnica que pinta para hacer historia.
Este chico que cursa el cuarto grado y está bien contenido por sus padres Alfredo y Carolina y su hermana Juana está preparándose para el inicio de un arduo y extenso periplo. Sabe que en breve se enfrentará a pilotos experimentados y consagrados. Pero no le tiemblan las manos. Su valentía lo convierten en un rival a tener en cuenta y Motores lo presenta en sociedad.

—¿Cómo te nació el amor por las motos?

— Un día mi papá me llevó al súper o a cargar nafta, no me acuerdo bien, pero dimos una vuelta en una 125cc que era de mi abuelo y me encantó. Ahí me agarró eso que no sé cómo explicarlo. Me gustó mucho y bueno...me empezaron a fascinar las motos y acá estoy, listo para correr.

—¿Qué sentiste cuando ibas sentado detrás de tu papá?

— Velocidad y alegría, a pesar de que íbamos despacio. Me imaginaba corriendo.

—¿Te habías subido antes?


— No, nunca. Tendría dos o tres cuando pasó eso de que mi papá me dijo que lo acompañara. Era muy chiquito. Fue la primera vez que anduve en una moto y me encantó. Sentí mucha alegría de verdad.

—¿Preferiste las dos ruedas antes que una pelota?

— Es que la pelota todavía no me gusta mucho. Me subí a la moto y me volvió loco de una.

—¿Y qué deporte te gusta?

— Básquet. De hecho, jugaba y tuve que dejarlo por el colegio y las prácticas en la moto.

—¿Desde que subiste por primera vez no te bajaste nunca más?

— Seguí andando, pero con muchas dificultades porque tengo que ir a la escuela. Entre los dictados y las pruebas por ahí se me complicaba poder ir a circular o aprender ciertas técnicas. Hubo veces en que no podía por el colegio, aunque siempre mis papás trataron de que siga vinculado a esta actividad. Saben que me apasiona y me ayudan mucho.

—¿Y cómo hacés para dividirte las obligaciones del colegio con las prácticas en motos?

— Hay veces que debo reprogramar dictados o pruebas. En ese sentido, la escuela me ayuda un montón.

—¿Te gustan más las motos de pista o te da lo mismo una enduro, cross o una del CAM (corren en óvalos de tierra)?

— No, me gustan las de pista.

—¿Cómo es la máquina que vas a correr tu primera carrera en el Superbike Argentino el próximo 14 en Buenos Aires?

— Una Twister 250cc. Está buena y anda bien. Será mi primera temporada en el certamen argentino, que es muy difícil porque hay pilotos de experiencia y son casi todos más grandes que yo.

—¿Sabés que por ahora sos el más chico de la parrilla?

— Sí. Al menos por ahora eso parece, ja.

—¿Conocés algún otro piloto de la especialidad que vas a correr?

— A dos. Valentino Milone y a Peralta.

—¿Y cómo te ves en tu primera carrera oficial?

— Con ganas. Sé que correré por primera vez de manera formal. Pero ya entrené en otras motos y me siento bien para mi debut en el torneo argentino. Será duro, pero iré con muchas ganas a Buenos Aires.

—¿Cómo vivís la previa de cara a la carrera que harás en el Gálvez el 14?

— En líneas generales, bien. Pero a la vez sé que me falta mejorar y encontrarle la vuelta para poner el punto muerto a la moto. Lo practicamos, aunque a veces sale, y otras no. Más allá de eso, la moto andará bien, y fuerte.

—¿Cómo te preparás además de entrenar con una persona, es decir, sos de ver carreras, cómo se inclinan los pilotos, etc?

— Sí, veo las carreras de MotoGP, Moto2 y Moto3. Me gusta ver a esos pilotos porque son los mejores.

—¿Hay algún piloto que te guste o tengas como referente?

— Pecco Bagnaia (bicampeón de MotoGP) y Valentino Rossi, que ya no corre más pero todos los conocen.

—¿En qué otra cosas pensás cuando ves las competiciones de MotoGP por la televisión?

— Me imagino corriendo ahí. Es más, mi objetivo es llegar a MotoGP.

—¿Sabés que tenés un largo camino por delante?

— Sí, como también que debo aprender mucho, porque me falta experiencia. Por ahora iré a correr al Superbike y si todo sale bien, como espero, por ahí puedo ir al campeonato de Brasil. Y de ahí quién dice. También espero algún día estar en la Academia de Chicho Lorenzo en España. Aunque sea una o dos semanas. Esos son además objetivos que tenemos con mis padres. Pero antes hay que debutar acá y tratar de hacer una buena carrera.

— Se ve que tus padres te ayudan en todo, ¿vos cómo los ayudás?

— Haciendo todo lo de la escuela y portándome bien. Ellos hacen mucho esfuerzo para que yo pueda hacer esto, entonces debo compensarlo ayudando en lo que más pueda. En ese sentido, sé que primero está el colegio, y luego la moto.

—¿Tenés miedo cuando te caes?

— No, pero al principio lo tuve. Cuando veo que me voy al piso trato de hacerme una bolita y pienso en que no será nada...

—¿Estás ansioso por debutar?

— Más o menos. Trato de concentrarme en hacer bien las cosas, en nada más. Quiero llegar al debut y hacer una buena carrera.

—¿Y qué es hacer una buena carrera en tu debut?

— Voy a intentar ganarla. Pero como será mi primera carrera, con terminar la final en pista será como haberla ganado.

 Lorenzo está listo para enfrentar este nuevo desafío y seguir creciendo como piloto. Sin dudas, su estreno en la Junior Cup del Superbike Argentino promete ser emocionante y lleno de acción arriba de su Twister luciendo el número 99 en honor al excampeón de MotoGP Jorge Lorenzo. Y para Rosario no pasará desapercibido. Lolo es una promesa que pinta para dejar su huella en las pistas argentinas mientras alimenta el sueño de llegar al Mundial de las dos ruedas.

“Se fue dando todo a poco”
Mientras Lorenzo habla con su madre Carolina y su hermana Juana con el río Paraná de fondo, su padre Alfredo se pone serio y le comenta a Motores que “esto de correr se fue dando poco a poco, esa es la realidad”. Este empresario local también confesó que “al principio sólo buscaba que anduviera en motos con todos los elementos de protección, nada más”. Sin embargo, luego destacó que “quienes lo entrenaban siempre destacaban sus cualidades. Creíamos que era muy chico para competir, pero bueno, el tiempo fue pasando y ahora lo veremos en pista”.

El próximo domingo 14 será el gran día en la vida familiar de los Somaschini. Lolo debutará en la Junior Cup en el emblemático autódromo Gálvez. “El objetivo es terminar la carrera” remarcó Alfredo, quien además destacó que “esta actividad demanda mucho tiempo y es todo nuevo para nosotros, porque no venimos del palo. Lo apoyamos en todo, pero a la vez sabe que tiene obligaciones como cumplir con la escuela y practicar”.

“Quien más insistió para que Lolo corriera fue Diego Pierluigi (ex piloto). Siempre le vio condiciones, pero nosotros sólo lo llevábamos a su academia para que aprendiera a andar en motos”, narró Alfredo mientras miraba con orgullo al chico maravilla.

Lorenzo correrá con una Twister preparada por el DPR en un taller de Arrecifes. “Sabemos que es el más chico de la divisional. Pero como en nuestro país no hay una categoría menos, no quedó otra que suba a Junior Cup, que son motos de 200 y 250 cilindradas”, destacó.

Al consultarse sobre lo expresado por Lolo, que su objetivo es llegar a MotoGP, Alfredo fue sincero. “Sólo Dios lo sabe. Nosotros vamos a acompañarlo en todo lo que podamos, porque no es fácil. Se requiere de sponsor. Pero esto recién empieza. El final o techo no lo sabemos ni ponemos. Por ahora solo disfrutamos verlo feliz”, cerró con emoción.

Primero se va para Termas, luego al Gálvez
El itinerario de Lorenzo está cargado de acción. Este domingo 7 estará presente en Termas de Río Hondo para girar sobre el circuito internacional de un Track Day. Mientras que luego se vendrá el gran estreno. El chico maravilla participará del festival del deporte motor que animará el autódromo “Oscar y Juan Gálvez” de Buenos Aires el 13 y 14 de abril. Somaschini intervendrá en la 1ª fecha del Campeonato Argentino de Superbike en la divisional Junior Cup a bordo de una Honda Twister 250cc.

Será una cita especial, porque las dos ruedas compartirán escenario junto a la 2ª jornada del Campeonato Argentino de TC2000 y el estreno del Campeonato Argentino de Fórmula Nacional. Lolo tendrá su bautismo de fuego nada menos que en el Coliseo Porteño.

FUENTE: LA CAPITAL

Te puede interesar
Lo más visto